Cristo nuestro canto

Uno de mis recuerdos más claros de las iglesias Gracia Soberana a principios de los ochenta es el canto. Era apasionado. Emocional. Relacionado. Físicamente expresivo. Jubiloso. Expectante. Fuerte. Y muy lejos del canto formal y a menudo tenue que experimenté cuando crecía.

Por supuesto, ese tipo de canto podría esperarse de cualquier congregación alimentada y gobernada por la Palabra de Dios, centrada en la buena nueva de que Jesús vino a salvar a los pecadores y fortalecida por el Espíritu de Dios. Y es el tipo de canto al que todavía aspiramos hoy.

Pero, ¿te has preguntado alguna vez por qué la adoración congregacional apasionada es tan apropiada para los que siguen a Jesús? No es que Jesús haya venido a salvar a los músicos. La Escritura nunca registra a Jesús llevando una guitarra, tocando una lira o golpeteando címbalos. Sabemos que cantó un himno con sus discípulos la noche antes de morir (Mat. 26:30), y podemos suponer que se unió a los cantos en la sinagoga. Pero no tenemos ninguna razón para creer que su voz fuera particularmente excepcional o que Él alguna vez fomentara la formación musical.

Sin embargo, cantar parece ser lo que hacen los seguidores de Jesús. Es lo que debemos hacer y se nos ordena hacer:

«La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros con toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales». (Col. 3:16).

Pero Dios no busca la mera obediencia. Quiere que entendamos cómo el canto puede beneficiarnos y dar gloria a Cristo. ¿Cómo se logra eso? Se me ocurren al menos tres maneras.

Cristología al ritmo de la canción

En primer lugar, el canto sirve para profundizar en el conocimiento de Cristo. Los primeros cristianos convertidos del judaísmo estaban acostumbrados a orar el Shema diariamente: «Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es» (Deut. 6:4). Con esas palabras resonando en sus oídos, tenían que enfrentarse a la impresionante realidad de que Dios es uno, pero también tres: Padre, Hijo y Espíritu. Jesús no era simplemente un maestro y profeta exaltado. Era Emanuel, Dios con nosotros.

Bajo la guía del Espíritu Santo, Pablo y los demás autores del Nuevo Testamento incorporaron fielmente la revelación de que Jesucristo es Dios en la carne a la fe monoteísta transmitida por sus antepasados. Por ejemplo, en el Libro del Apocalipsis, Juan utiliza intencionadamente los mismos títulos para Jesús que para Dios (Apoc. 1:8; 22:13). En Apocalipsis 5:13, leemos: «Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos». Jesús recibe la misma adoración que Dios.

Pero la enseñanza no era la única forma en que los nuevos cristianos crecían en su comprensión de quién es Jesús. Cantaban. Y la palabra de Cristo, o el evangelio, encontró su camino en sus corazones.

«Mucho antes de que la Iglesia comenzara a especular sobre las formas Trinitarias en las que se definirían sus credos posteriores, confesaba que Jesús era uno con Dios y que era digno de los honores divinos y trascendentes que correspondían más propiamente al Dios único, verdadero y vivo, el Hacedor del cielo y de la tierra. La cristología nació en el ambiente de la adoración».[1]

Dios quiere que entendamos cómo el canto puede beneficiarnos y dar gloria a Cristo.

Del mismo modo, nuestra cristología actual se nutre y profundiza en la «atmósfera de la adoración». Por eso nos esforzamos en escribir y cantar tantas canciones que ahondan en la profundidades de la naturaleza, las acciones y el corazón del Salvador. Desde sus primeros años, Música Gracia Soberana se ha centrado en producir canciones sobre Jesús, especialmente aquellas que articulan la expiación sustitutiva. Cantos como «Ante el trono celestial», «Gracias, Cristo», «Mi vida es Cristo» y muchas más nos han «catequizado» y han permitido que la palabra de Cristo habite abundantemente en nosotros.

Pero, aunque la muerte de Cristo en la cruz como nuestro sustituto es el núcleo de nuestra relación con Dios, no es todo lo que hay que decir sobre Jesús. Él es el que hizo la creación. Es nuestro buen pastor. Su belleza brilla más allá de nuestra capacidad para expresarla. Su corazón rebosa de una compasión y una bondad que nos deberían asombrar. Volverá como el santo juez para hacer justicia a todos sus enemigos y corregir todo mal. Todos estos temas y otros más son dignos de ser incluidos en las canciones que cantamos y que nos ayudan a profundizar en el conocimiento de Cristo.

De la doctrina a la devoción

Una segunda forma en que el canto nos beneficia y trae gloria a Dios es que el canto está destinado a fortalecer nuestros afectos por Cristo. El conocimiento no es suficiente. Dios quiere que sintamos en nuestros corazones lo que sabemos que es verdad en nuestras cabezas. Y eso es lo que las palabras con música nos ayudan a lograr.

Poco después de su publicación en 2005, tuve el gozo de leer la brillante biografía de Alexander Hamilton escrita por Ron Chernow. Me afectó profundamente la forma en que Chernow captó los impulsos conflictivos de un personaje muy complejo. Pero años más tarde, al ver la adaptación musical de Hamilton realizada por Lin Manuel-Miranda, me conmovió aún más. El musical me permitió sentir el dolor que experimentó Hamilton al perder a su hijo, la intensidad del vínculo entre Hamilton y sus amigos, y la apasionada devoción que mostró Eliza por su difunto marido.

Al final, no importa cómo me siento acerca de Alexander Hamilton y lo que logró. Pero es eternamente significativo lo que siento por Jesucristo y lo que Él logró.

Decir que creemos ciertas verdades sobre Cristo y no ser afectados por Él es peligroso. El conocimiento que no mueve nuestros corazones puede llevarnos al aburrimiento y al formalismo en el mejor de los casos, y a la justicia propia, al autoengaño y a la hipocresía en el peor. Cantar ayuda a alinear lo que creemos con lo que amamos. Convierte la doctrina en devoción.

Por supuesto, no necesitamos la música para que eso ocurra. Pero Dios diseñó las melodías, los acordes y los ritmos para afectarnos emocionalmente. Es totalmente apropiado, y parte del diseño de Dios, derramar lágrimas de gozo al cantar «No hay quién esté más allá de la magnitud de Tu gracia», clamar exuberantemente ¡«Ningún poder, ningún afán de Él me arrebatará»! o experimentar una paz de otro mundo cuando cantamos «Pues Cristo comprende mis luchas, mi afán». Como dijo Jonathan Edwards:

«El deber de cantar alabanzas a Dios parece estar dado enteramente para estimular y expresar los afectos religiosos. No hay ninguna otra razón por la que debamos expresarnos a Dios en verso en lugar de hacerlo en prosa y con música, excepto que estas cosas tienen una tendencia a mover nuestros afectos»[2]

En otras palabras, no cantamos a Jesús como si lo sintiéramos. Cantamos porque lo sentimos. Y queremos sentirlo aún más profundamente.

Cantar con pasión, vivir con pasión

En tercer lugar, el canto está destinado a dar forma a nuestra respuesta a Cristo. Existe una conexión innegable entre la forma en que nos comprometemos con Dios en adoración corporativa y la forma en que abordamos todos los demás días de la semana. Si nuestro canto es poco entusiasta el domingo, es probable que nuestro deseo de glorificar a Cristo sea poco entusiasta el lunes.

Cantar es una experiencia inherente a todo el cuerpo. Involucra nuestros pulmones, nuestros labios, nuestra garganta, nuestra lengua, nuestros dientes, nuestra cara, nuestras manos y, en ocasiones, incluso nuestros pies.

«Mis labios se alegrarán cuando cante a ti, y mi alma, la cual redimiste». (Sal. 71:23).
«Mi corazón está dispuesto, oh Dios; Cantaré y entonaré salmos; esta es mi gloria». (Sal. 108:1).

Este tipo de cantos comprometidos nos fortalece en lo que respecta a nuestra lealtad. Nos enfrentamos a las mentiras vacías y a los placeres fugaces del mundo a los que tan fácilmente sucumbimos y confesamos con todo lo que tenemos dentro de nosotros, que la verdad inquebrantable y los gozos eternos se encuentran sólo en Cristo.

Por eso, el canto apasionado no es un sustituto de una vida vivida para la gloria de Cristo. Está destinado a reflejarla e inspirarla. Cuando cantamos el amor de nuestro Salvador en medio de la congregación, recordamos lo que es verdadero, lo que es hermoso, lo que es bueno y lo que es más importante. Esto nos lleva a cambiar nuestros corazones, nuestras relaciones, nuestras elecciones y nuestras acciones.

Por lo general, esos cambios se producen a lo largo de un período de tiempo y no como resultado de una sola reunión. Por eso, unirse fielmente a las voces de otros creyentes en nuestras iglesias, semana tras semana, es más importante que experimentar adoración en un evento o conferencia. Ciertamente Dios puede usar ambas cosas. Pero es el regreso consistente a los cantos, himnos y cantos espirituales lo que dejará la mayor marca en nuestras almas.

Así que, ya que tenemos la oportunidad, aprovechemos el regalo de la gracia de cantar. Nunca comunicará completamente lo glorioso que es nuestro Salvador, incluso en la eternidad. Pero puede apuntarnos en la dirección correcta y hacer crecer nuestro amor por Cristo en el proceso.


[1] RALPH MARTIN, WORSHIP IN THE EARLY CHURCH [ADORACIÓN EN LA IGLESIA PRIMITIVA] (GRAND RAPIDS, MI: WM. B. EERDMANS PUBLISHING CO, 1975), 33.

[2] JONATHAN EDWARDS, THE RELIGIOUS AFFECTIONS [LOS AFECTOS RELIGIOSOS], (CARLISLE, PA: BANNER OF TRUTH, 1961), 44.

Artículos relacionados

X
X